Manolo + Ana

El amor no tiene por qué buscarse en la otra punta del mundo. A veces, sin darte cuenta, está en tu sitio de siempre, en el entorno que te ha visto crecer. El de Ana y Manolo estaba en su pueblo de Isla Cristina, una encantadora zona de Huelva donde la luz es un verdadero tesoro. En un chiringuito de la playa en el que solían ir, Manolo hincó rodilla de la manera más original posible: “robó” momentáneamente el sombrero a una chica de despedida de soltera, en el que se leía “Me caso”, y se declaró delante de todo el mundo.

El sí quiero se pronunció en la Iglesia de Nuestra Señora de los Dolores y la celebración en Espacio capitana Isla Cristina, al lado de las marismas y con una puesta de sol espectacular.

Esto dijeron cuando vieron su película:

“¡Es un recuerdo maravilloso! Es divertido, original y también muy emotivo. ¡La película tiene de todo! Gracias.”